miércoles, 20 de agosto de 2014

San Bernardo

Bernardo, primer abad de Clairvaux (Claraval) y doctor de la Iglesia, nació el año 1090 en el seno de una familia noble de Borgoña. 
A principios, del siglo XII, el joven francés Bernardo entró en el monasterio del Císter, fundado hacia poco como reforma de la vida monástica  en búsqueda de una mayor sobríedad. Junto con él se hicieron monjes treinta caballeros, algunos familiares suyos.
Es considerado como el segundo fundador de la orden del Císter, que sobrevivió gracias a su   carisma y creció rápidamente. Una de las fundaciones le ha dado el nombre: Claraval, de donde fue abad desde los  veinticinco años hasta su muerte.
Era amante de la soledad y del silencio, pero tuvo que intervenir en numerosas fundaciones y en misiones que le eran encomendadas. Por ello, de su siglo se ha dicho que fue "la época bernardina " y a él se le ha calificado como "árbitro de su tiempo"  y como " papa emperador no coronado de su siglo."
Sus escritos y sermones son un tesoro de espiritualidad, siguiendo la tradición de los Padres de la Iglesia y de san Benito, enriquecida con sensibilidad mística. Se ha dicho que él fue "el último de los Padres, que no desmerece de los primeros." Es doctor de la Iglesia y por su doctrina sobre María se le da también el título de " caballero de Nuestra Señora." "Fuente:Las fiestas de los santos"


jueves, 14 de agosto de 2014

Una excursión a Segovia

         
El domingo 10 de agosto, visitamos Segovia.  Después de asistir a misa en la parroquia de uno de los pueblos de esta provincia, San Ildefonso, visitamos los jardines de La Granja, en esta misma localidad, cuyos orígenes  se remontan al año 1450, cuando el Rey Enrique IV de Castilla, mandó construir una ermita dedicada al Arzobispo San IldefonsoSe construyeron bajo la dirección de Renato Carlier, escultor, y de Esteban Boutelou, Jardinero Mayor. Su estilo, diseño y construcción, aunque tiene analogías con los Jardines de Versalles y de Marly, tiene su propia personalidad.
Luego, fuimos al bosque de Riofrío donde comimos. Siguiendo el camino llegamos a la ciudad de Segovia, donde hicimos un recorrido por el casco histórico y visitamos el convento de los carmelitas y la parroquia de la patrona de Segovia, la Virgen de la Fuencisla (fuente que mana).
El Arco de la Fuencisla, en el santuario del mismo nombre, relata la historia de María del Salto y la Virgen de la Fuencisla. En estas mismas peñas quisieron ejecutar a la judía Ester, acusada de adulterio con un cristiano y condenada a muerte por un tribunal de ancianos de la comunidad hebrea. El día señalado, y en el momento de ser arrojada al vacío, Ester rezó a la Virgen de la Fuencisla, de modo que por su intercesión cayó suavemente sin sufrir daño alguno. Allí mismo, tras el prodigio, fue bautizada con el nombre de María del Salto, y a partir de entonces, la muchedumbre que acudió a presenciar la ejecución se convirtió en propagadora de la devoción a la imagen de la Virgen que había obrado tal milagro. Los segovianos construyeron en aquel lugar una modesta ermita para venerar a la que desde entonces sería su patrona.
Fue un día especial para nosotras; tuvimos la oportunidad de realizar una salida a esta provincia . 
Nos hacía ilusión visitar este lugar que no conocíamos.

GALERÍA DE FOTOS (Haz clic)


miércoles, 6 de agosto de 2014

Peregrinación a Santiago de Compostela

Este año 2014 se conmemoran los 800 años de la peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago. La Orden Franciscana inauguró el pasado 17 de enero el Año Jubilar que conmemora los ocho siglos transcurridos desde la peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela.
Nosotras como franciscanas, hemos  hecho la peregrinación a Santiago desde el día 25 de Julio (día del apóstol: Santiago patrona de España) al 3 de Agosto. El camino comenzó desde Tuy hasta Santiago de Compostela.
 Realizar una ruta de peregrinación supone emprender un camino que es a la vez exterior e interior. Hay quien ve en ello una marcha dura y probática, una vía iniciática que supone una toma de conciencia de la transcendencia de la vida y la adquisición de unos dones espirituales.
Este año nos  entregaron, junto con la tradicional compostelana, otra certificación la llamada ‘Cotolaya’, visitamos la ciudad siguiendo los pasos de San Francisco de Asís y lo hacemos con una devoción franciscana. Recibe el nombre por Pedro Cotolay, el carbonero que habría hospedado al santo en Santiago en 1214 y al que éste le habría encargado la construcción de un convento.

Inmaculada: Detrás de tus huellas, con la cruz que llevaste, me es dulce caminar. Durante una semana de camino a Santiago, para mí fue una experiencia  muy importante en mi vida; por eso doy gracias a Dios y a las hermanas que me dieron esta oportunidad de hacer el camino. Al hacer el camino me sentía como que estoy empezando el camino de la vida, no sólo de Santiago. En medio de la gente, por su generosidad y ayuda mutua, me sentí como si estuviera en familia, como nunca imaginara jamás, aunque sentía el dolor y el cansancio del camino.

Angèle: El camino de Santiago ha sido una oportunidad para mí de saber dar gracias a Dios de lo que tengo y de lo que me falta. Para preparar mi mochila, he ido poniendo y quitando cosas. Era un rollo, pero en el camino veía que poca cosa era necesaria, como en la vida ordinaria. Éramos más de cien personas, nos animamos unos a otros y los caminantes también nos animaban. Fue muy divertido, no imaginaba encontrar esa esplendidez. Del mismo modo,  el director del grupo Antonio Jimenez fue simpático con todos. Me ha gustado mucho y doy gracias a Dios y a mis hermanas que me dieron esa oportunidad. Me quedé con las conchas y las flechas del camino y yo también quiero ser concha y flecha para los demás.

Françoise: Hacer un camino es un proceso de la vida personal, con voluntad y toda libertad hasta llegar lo Ideal. En esta marcha, siguiendo los pasos de San Francisco, mi experiencia ha supuesto una gran profundización de mi fe en Dios.  He descubierto que en la vida hay que saber elegir el camino con un motivo seguro que puede llevarme a lo Ideal. Así que  durante el proceso comprendí que no estaba sola caminando, sino que el Maestro caminaba conmigo a través de las personas que encontraba en el camino que se acercaban a mi ofreciéndome su alegría, sonrisa y la experiencia compartida. Aprendí en este camino cercanía y cómo debo arriesgar en la vida haciéndome consciente conmigo misma y confiar siempre él.
Me gustó mucho la relación  con los demás. Fue un gran recuerdo que no puedo olvidar.

FOTOS DEL CAMINO


Transfiguración de Jesús

 Celebramos  hoy la fiesta de la transfiguración del Señor. Del mismo modo que el episodio de la transfiguración prepara en el evangelio a los apóstoles para  entrar en la comprensión del misterio de la pasión-muerte de Jesús, así también en la iglesia, casi con el mismo propósito, se celebra la fiesta de la transfiguración cuarenta días antes de la correspondiente a la Exaltación de la   Cruz. La fiesta de la transfiguración ya aparece desde del siglo V en el calendario de la liturgia oriental para recordar la subida de Jesús al monte tabor con Pedro, Santiago y Juan, testigos privilegiados de su gloria. El episodio está atestiguado de manera concorde por los Evangelios sinópticos.
En una nube luminosa se apareció el espíritu Santo y se oyó la voz del Padre que decía: “Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.” 
La luz de la transfiguración viene a hendir hoy, si lo queremos, nuestras tinieblas. Debemos acoger la invitación a retirarnos  a un lugar apartado con Jesús subiendo a un monte elevado, es decir, aceptar la fatiga que supone dar los pasos concretos que nos alejan de un ritmo de vida agitado y nos obligan a prescindir de los fardos inútiles.
Señor Jesús, tú eres Dios de Dios, luz de luz. 
Nosotros lo creemos, pero nuestros ojos son incapaces de reconocer tu belleza 
en las humildes apariencias de que te revistes. 
Purifica, nuestros corazones, porque sólo a los limpios de corazón 
has prometido la visión de Dios. 
(fuente: lectio divina)