viernes, 25 de diciembre de 2015

FELICITACIÓN DE NAVIDAD



Con la venida del niño les deseamos muchas bendiciones. 


FELICITACIÓN DE NAVIDAD


"La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien un poco de silencio, para oír la voz del Amor."

Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma. El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida. Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida. La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir. Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad.
Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor. La estrella de Navidad eres tú, cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor. Eres también los reyes Magos, cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien. La música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti. El regalo de Navidad eres tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano. La tarjeta de Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos. La felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y restableces la paz, aun cuando sufras. La cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado. Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones; tú eres sonrisa de confianza y de ternura, en la paz interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti. Una muy Feliz Navidad para todos los que se parecen a la Navidad.






miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mi profesión temporal


“Si Dios sabe trabajar a través de mí, sabe trabajar a través de cualquiera” (San Francisco de Asís)

 El día 19 de diciembre hice mi profesión temporal, en la Iglesia de la Casa Madre; fue un día lleno de gozo e inolvidable. Todo iba en consonancia con lo que yo vivía: los cantos, la ornamentación, las danzas, la celebración litúrgica. He recibido muchos detalles, cariño y apoyo de las hermanas. Me sentí como que estuviera naciendo de nuevo. 
Gracias Señor por todas las bendiciones, amor y dones que tú me concedes en mi vida. En especial te doy gracias por este regalo que me hiciste al haberme llamado, escogido, por hacerme tuya, por llenarme de alegría porque me siento un vaso nuevo y una mujer nueva. Sé que confiando en mis propias fuerzas no puedo avanzar, porque me siento frágil y pequeña. 
Pero con tu fuerza y tu gracia, podré ser fiel a quién con tanta ilusión me entrego. Sigue guiando mis pasos hacia ti y ayúdame para que nada impida, nada me separe y nada me aleje de ti. Agradezco a la Madre General y Provincial todas las oportunidades que me están dando. Gracias a todas las hermanas que con sus oraciones y apoyo me han ayudado a encontrar una alegría profunda el día de mi profesión. Gracias por acogerme en esta familia de FMMDP. 
Agradezco a las hermanas de la comunidad del noviciado y a las novicias que juntas hemos hecho camino, por lo vivido y compartido. A todas las hermanas doy gracias desde el fondo de mi corazón. Por la intercesión de la Divina Pastora, San Francisco y de la Beata María Ana Mogas pido para que siga ayudando y dando fuerza a todas nuestras hermanas, y a las que están en formación.

Imaculada Tiago