jueves, 24 de octubre de 2013

EL ESPÍRITU DE ASÍS



Hace 27 años, en Asís, el 27 de octubre de 1986, se produjo un hecho inédito. Por primera vez en la historia, jefes y representantes de Iglesias cristianas y comunidades de diversas religiones del mundo se reunieron, invitados por el Papa, para rezar por la paz.

150 representantes de las doce principales religiones acudían a la ciudad. En este encuentro Interreligioso por la Paz convocado por Juan Pablo II, bajo el título “El Espíritu de Asís”. En aquella ocasión el fragor de las armas quedó silenciado en una tregua universal a la que el Beato pontífice había convocado también para ese día y los representantes de las diversas religiones rezaron y ayunaron juntos.

En todo el mundo, Asís es conocida como símbolo de paz, de reconciliación y de fraternidad. Es por eso que el Papa decidió promover esta iniciativa propiamente en el nombre del “pobrecillo de Asís”, un hombre pequeño que supo derribar toda barrera discriminatoria y que sabía abrir las puertas de cada corazón reconociéndose hermano de todos.

Del mismo modo que su predecesor, el papa emérito, Benedicto XVI, también visitó esta localidad de poco más de 25.000 habitantes para proseguir con lo que, a raíz de ese acto de 1986, dio en conocerse como "Espíritu de Asís". Apenas un año y medio antes de dejar la silla de Pedro, se comprometió con otros 300 representantes de las religiones del mundo, entre los que se encontraban, como novedad, cinco agnósticos, "a trabajar por la paz".

"Nunca más violencia, nunca más guerra y nunca más terrorismo. Que cada religión lleve sobre la tierra justicia y paz, perdón y vida y amor en nombre de Dios", proclamó Benedicto XVI en la explanada que precede a la Basílica donde está enterrado el santo, antes de proceder a un encendido de lámparas de aceite y la suelta de palomas, símbolos de esperanza y luz para la Humanidad.

El Papa Francisco visitó el pasado 4 de octubre la ciudad de Asís, cuna de san Francisco, "para restituir el mensaje ''del pobrecillo'' de una Iglesia pobre para los pobres. La visita fue una ocasión para renovar "el espíritu de Asís", inaugurado por Juan Pablo II.

En Asís el Papa dijo que San Francisco escogió “una forma radical de imitar a Cristo: se vistió de nuevo, revistiéndose de Cristo que, siendo rico, se hizo pobre a fin de enriquecernos con su pobreza”.





Beatificación en Tarragona

Las hermanas Asumpta, Isabel y Gertrudis, FMMDP, dieron su vida por amor a  Jesucristo, en Madrid, durante la persecución religiosa de 1936. Obligadas a afrontar la violencia dentro de las circunstancias históricas que les tocó vivir y conscientes de querer seguir a Jesús por el camino de la cruz, no manifestaron ningún temor: siguió vivo en su corazón el confiado abandono en la voluntad de Dios.Transparentaron en su vida la bondad  de Dios y manifestaron la firmeza de su fe hasta la muerte, resistiendo los ataques de la persecución. Ellas se sentían felices en su vocación. No tenían otro objetivo que gastar su vida como Cristo, haciendo lo que Él hizo:
- Vivían con claro ideal: transmitir la bondad de Dios a todas las personas.
- Se sentían felices de ser seguidoras de Jesús viviendo las bienaventuranzas en humildad, sencillez y caridad.
- Prodigaron el servicio, la entrega generosa, el amor y sacrificio, al estilo de Maria Ana, en las comunidades en  que vivieron y ante las necesidades que descubrían a su alrededor.

La celebración de la beatificación en Tarragona fue un gran acontecimiento para el grupo del noviciado por dos motivos:
- Es la  primera vez que nosotras participamos y vivimos esta realidad eclesial y congregacional.
- El testimonio de nuestras hermanas que dieron sus vidas antes que negar a Cristo.

Así lo vivimos:

FotografíaPara mi fue muy interesante participar en la beatificación de los mártires, incluidas nuestras 3 hermanas mártires que también fueron testigos de la fe.Yo creo que cuanto más son perseguidos  los cristianos  y muertos a causa de su fe en Cristo, aumenta más la paz, fraternidad, unión y la propia fe. Es un gran don de Dios que los mártires tuvieron, no es fácil entregar la vida.  Inmaculada

Es una experiencia emocionante, donde la alegría se hizo presente, por todo los mártires y de modo especial por nuestras hermanas.
Me llamó la atención la pasión de San Fructuoso y sus dos  diáconos,  la homilía de Don Angelo Amato basada en las realidades cotidianas en que invitaba a todos los cristianos poner una mirada limpia en los mártires y desde ellos  saber ver el camino perdón y conversión que es fundamental en la vida de todo el discípulo de Jesús. Georgina

Fue una gran emoción  para mí de asistir a la beatificación de los 522 en la que tres hermanas nuestras fueron beatificadas el domingo 13 de Octubre. Doy gracias a Dios por haber vivido este acontecimiento que me lleva meditar en profundidad mi fe, preguntándome cuál es el testimonio que doy cada día de la verdad del Evangelio y  cómo vivo  el martirio en las pequeñas cosas de cada día.
Que el Señor  nos  ayude para que nosotras las jóvenes de hoy por intercesión de los mártires que murieron por la fe, también nos  mantengamos fuertes en la confesión de su nombre. Angèle

Para mí la experiencia de Tarragona fue muy importante, porque fue la primera vez que asisto a una beatificación y aún más porque entre los 522 beatos se encuentran nuestras hermanas: Asumpta, Isabel y Gertrudis. Doy gracias  Dios por haber tenido la suerte de poder participar en la misa de la beatificación; lo he vivido con emoción y devoción, por el testimonio de nuestras hermanas. El momento mas emotivo e inolvidable para mí fue cuando quitaron la tela y aparecieron las imágenes de los nuevos beatos; me he sentido muy feliz, y noté que todos, hermanas y laicos, estábamos contentísimos. La vida de las mártires es para mí un ejemplo de entrega y fidelidad a Cristo. Domingas

Para mí la experiencia de Tarragona fue especial, única y emotiva, porque nunca he participado en una misa de Beatificación; fue una sorpresa  inesperada en mi vida, por eso agradecí inmenso a Dios la oportunidad de estar aquí en España, y después agradecí  a la Iglesia que ha aceptado que tenga lugar esa beatificación; al final agradezco a nuestra  Congregación por las hermanas que han dado sus vidas a causa de la fe que profesaron, por no negar a Cristo. Que sus testimonios me ayuden a dar testimonio de mi fe. Clementine

La fe es un testimonio muy grande en nuestra vida. Por eso esta beatificación de los mártires fue para mí una experiencia muy profunda y fuerte que no se puede olvidar. Me gustaron las palabras que el Obispo repetía en su homelía: "Esta celebración es un momento de bendición, de paz y de perdón a los  que nos persiguen". Fueron  modelos de fe y amor para dar luz y fortaleza  a nosotros que deseamos seguir  sus huellas con valentía y humildad  el misterio del evangelio en nuestra sociedad de hoy. Que el espíritu de Dios me ayude a permanecer firme en las tribulaciones como ellos. Françoise

miércoles, 9 de octubre de 2013

Uma nova irmã

No dia 20 de Setembro chegou para a comunidade do noviciado, Imaculada Tiago uma postulante vinda de Moçambique. Foi com muita alegria que a recebemos aqui na comunidade; estamos muito contentes com a sua incorporaçao na comunidade e ao grupo de formandas.
Veio acompanhada das irmãs Reyes e Lili da Casa Madre, onde esteve Imaculada durante uma semana.
Com um ambiente de muita alegria toda a comunidade cantava e dançava pela chegada da nova companheira que ja está entre nós.

Esta é a sua experiência dos primeiros momentos:

“Vai trabalhar pelo mundo fora eu estarei até ao fim contigo está na hora o Senhor me chamou Senhor aqui estou"
São Francisco de Assis dizia: “Senhor que queres que eu faça?”.
É com grande alegria que expresso estas palavras. Antes da minha partida de Moçambique para onde me encontro -Madrid- em sete dias que estive a preparar a minha viagem me surgia medo; quando chegou o dia de partida a dor foi de mais, me custou muito para sair, mas com ajuda das irmãs, minhas companheiras postulantes e outras pessoas fui ganhando coragem. No fundo confiava em Deus que sempre estará comigo.
Sai de Moçambique no dia 10 de Setembro e cheguei a Madrid no dia seguinte. Primeiro fiquei na casa Madre durante uma semana, onde as irmãs me acolheram muito bem, com carinho e amor; nunca ficaram sem me fazer companhia até no último dia.
No dia 20 sai para casa de noviciado. Quando cheguei encontrei um sorriso e alegria a brotar no coraçao de cada uma das irmãs e noviças com um abraço forte; não esperava aquele tipo de acolhimento em mim; eu também fiquei muito feliz, foi uma honra para mim, por isso estou muito agradecida pelo gesto que fizeram, nunca esquecerei, senti e sinto que estou em casa. Construímos uma família. Muito obrigada.

                                                                                                         Imaculada Tiago Luís


sábado, 5 de octubre de 2013

Fiesta de María Ana Mogas

 María Ana Mogas  Fontcuberta nació en Corro de Vall,  Barcelona, el 13 de Enero de 1827; recibió  el bautismo al día siguiente. Sus padres Lorenzo y Magdalena proporcionaran a sus cuatros hijos el testimonio de sus vivencias religiosas, en un clima humanamente cálido de afecto.
En temprana edad le tocó vivir muy dolorosos acontecimientos  familiares, la muerte  de su padre a los siete años y de su madre a los  catorce. A los veintiún  años inició su proceso vocacional; buscaba y procuraba saber cuál era el proyecto de Dios para ella y escuchando la palabra  con muchas mediaciones se sintió llamada profundamente por Dios y consagró su vida totalmente a El.
El amor recibido de Dios fue tan grande que  en toda su vida reflejaba al servicio de los demás, teniendo como fuente la Eucaristía, en sus oraciones repetía con frecuencia:
"¿Cómo  retribuiré el Amor que se me  he revelado  en la Eucaristía?"
Viviendo esta realidad en medio de otras personas, fue reconocida  por la Iglesia como mujer de profunda fe y caridad, y declarada Beata solemnemente en la plaza de San Pedro de Roma por S.S. Juan Pablo II el 6  de Octubre de 1996.
Por eso en este día celebramos el XVII aniversario de su Beatificación.


                                                         

viernes, 4 de octubre de 2013

SAN FRANCISCO DE ASÍS

                                                                    El Papa ora en Asís
                                                           
"Paz y bien a todos"
"He venido a rendir homenaje a uno de los pequeños, Francisco"
"¿Qué nos dice San francisco hoy, no con las palabras, sino con la vida"
"Lo primero, la realidad fundamental es que ser cristiano es una relación filial con Jesús, es asimilación con Él, revestirse de Él"
"Francisco hizo esta experiencia de una forma especial en la iglesia de san Damián, que hoy veneraré"
"Ser amados sin mérito, como puros y simples pecadores"
"Nos dirigimos a ti, Francisco y te pedimos que nos enseñes a estar ante el crucifijo"
"Francisco es asociado a la paz y es justo"
"La paz franciscana no es un sentimiento dulce. Este San Francisco no existe. Ni una armonía panteísta con la energía del cosmos. Tampoco esto es franciscano"
"La paz de Francisco es la de Cristo: ‘Amaos los unos a los otros'"
"Este yugo sólo se puede llevar con humildad de corazón"
"Te pedimos, Francisco, que nos enseñes a ser instrumentos de la paz"
"El amor por toda la creación: el santo de Asís testimonia el respeto por todo lo que Dios ha creado y como él lo ha creado, sin experimentar con lo creado, ayudándolo a crecer"
"El hombre está llamado a custodiar al hombre: que el hombre esté en el centro, no los ídolos que hemos creados"
"Desde esta ciudad de la paz, respetemos la creación, no seamos instrumentos de destrucción, respetemos a todo ser humano, que cesen los conflictos armados que ensangrientan la tierra"
"Oigamos el grito de los que lloran, sufren y mueren a causa de la violencia del terrorismo o de la guerra"
"En Tierra Santa en Siria, en todo el Oriente Medio"
"Que reine la armonía, la paz y el respeto para lo creado en nuestro mundo".