miércoles, 25 de noviembre de 2015

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO A KENIA Y UGANDA





Queridos amigos

Mientras me preparo para visitar Kenia y Uganda a fines de este mes, envío a ustedes y sus familias una palabra de saludo y de amistad. Espero el momento en el cual estaremos juntos.

Yo voy como un ministro del Evangelio, para proclamar el amor de Jesucristo y su mensaje de reconciliación, perdón y paz. Mi visita tiene como finalidad confirmar la comunidad católica en la fe a Dios y en su testimonio al Evangelio, que es signo de la dignidad de todo hombre y mujer y nos manda abrir nuestros corazones a los demás, especialmente a los pobres y a aquellos que se encuentran en la necesidad.

Al mismo tiempo, deseo encontrar a toda la gente de Kenia y Uganda y ofrecer a cada uno una palabra de aliento. Estamos viviendo un tiempo en el cual donde quiera que los fieles de toda religión y las personas de buena voluntad son llamadas a promover la comprensión y el respeto recíproco, y a sostenerse los unos a los otros como miembros de la misma familia humana. Para todos nosotros son hijos de Dios. Un momento especial de mi visita estará representado por el encuentro con los jóvenes, que son el principal recurso y nuestra más grande esperanza para el futuro de solidaridad, paz y progreso.

Sé que muchas personas trabajan duro para prepararse a mi visita y yo les agradezco. Pido a cada uno de rezar para que mi estadía en Kenia y Uganda sea fuente de esperanza y de aliento para todos. ¡Invoco sobre ustedes y sus familias la bendición del Señor para que traiga la alegría y la paz!

Revista Ecclesia


                                     

miércoles, 18 de noviembre de 2015

ORACIÓN POR LA PAZ EN EL MUNDO




Señor Jesús, tú guías sabiamente
la historia de tu Iglesia y de las naciones, 
escucha ahora nuestra súplica. 
Nuestros idiomas se confunden 
como antaño en la torre de Babel. 
Somos hijos de un mismo Padre 
que tú nos revelaste 
y no sabemos ser hermanos, 
y el odio siembra más miedo y más muerte. 
Danos la paz que promete tu Evangelio, 
aquella que el mundo no puede dar. 
Enséñanos a construirla como fruto 
de la Verdad y de la Justicia. 

Escucha la imploración de María Madre 
y envíanos tu Espíritu Santo, 
para reconciliar en una gran familia 
a los corazones y los pueblos. 
Venga a nosotros el Reino del Amor ,y confírmanos en la certeza 
de que tú estás con nosotros 
hasta el fin de los tiempos. Amén. 

martes, 3 de noviembre de 2015

MI EXPERIENCIA

Con gozo y alegría, vivo en este tiempo de mi experiencia.
“Todo lo puedo en aquel que me conforta” flp 4 13.

Desde el día 18 de septiembre, llegué a Barcelona (Granollers) comunidad del colegio, donde estoy destinada para hacer la experiencia. En la comunidad son cuatro (4) hermanas: Patro (la superiora), Benita, Inmaculada e Isolina, conmigo somos cinco. 
Las hermanas me acogieron con mucho cariño, me siento en casa Y feliz.Por la mañana de las 9 a 13h me voy al colegio, con los niños de p5, que están dividido en 2 aulas. Allí también estoy aprendiendo mucho con los niños y las profesoras, los jueves y viernes vamos al oratorio.A partir de domingo a viernes rezamos en la parroquia de los franciscanos, las vísperas también, los frailes son creativos y acogedores, rezan cada día con mucha solemnidad. 

Los lunes después de las vísperas tiene taller de oración y otras actividades, para ayudar a las personas que perdieron su fe, es un curso Alpha (franciscanos), yo participo en el grupo de oración.

Durante el tiempo que he estado aquí he tenido la suerte de conocer algunos lugares donde pasó nuestra madre Fundadora:

Monserrat, capilla de los sants Metges donde tocaron la campana cuando nació María Ana. Parroquia de Nuestra Señora del Mar, Nuestra Señora de la Mercedes. columnas Santa Eulalia, el Hostal que está muy cerca. Y otros lugares como Tarrasa, plaza de España donde tiene las fuentes. Estoy contando muchos detalles que he visitado en Barcelona y Granollers.
Agradezco bastante, en primer lugar a Dios por todo, a la madre general que me dio la oportunidad de hacer aquí la experiencia, doy gracias también a las hermanas de esta comunidad.

“Señor, me enseñaste a creer bien, enséñame también a obrar bien.”(Mª Ana Mogas)