miércoles, 19 de febrero de 2014

De vuelta al noviciado


   Y... regresamos de la experiencia de misión, fortalecidas por el encuentro con las hermanas y los hermanos para continuar el seguimiento de Cristo al estilo de María Ana y Francisco.


"La comunidad, fruto de la gracia, tiene su origen y fundamento en Cristo, por El se nos dio la filiación Divina" ( C, 54)
Les cuento en resumen mi experiencia comunitaria en Granolleres (Barcelona).Estuve en la comunidad del colegio, fue una buena experiencia y muy significativa para mi. En la comunidad estuve como una hermana más entre las hermanas participando en los actos comunitarios como: la liturgia de las hora y reuniones comunitarias.
En la misión he estado como auxiliar en el colegio con los alumnos de infantil, participaba también en actividades extraescolares como: excursión y festival de música y teatro con los niños. En la parroquia iba a los oratorios con los niños de catequesis, charlas y oración de alabanza.

 Doy gracias a Dios por el don de cada hermana y por la  oportunidad de haber estado en la comunidad que me ha tocado.He visitado lugares donde ha pasado nuestra Fundadora, la casa donde nació ,la iglesia de santa María del Mar y el santuario de Montserrat en Barcelona.Yo creo que la madre Provincial ha escogido bien  la comunidad donde he estado.

(Domingas)



Todo es gracia, todo es don. Primeramente doy gracias a Dios por el don de la vocación, Por   ayudarme a vivir esta experiencia con mucha  alegría y amor. Después a mis  hermanas que me acompañan en esta etapa de formación.Todo es gracia y don, cuando hacemos  algo  y nos  sentimos felices, fue así que me  sentí, contenta y en casa, con todo lo que he vivido.He aprendido mucho con las hermanas, profesores  alumnos y también con otras personas del pueblo.Generalmente quiero la enseñanza porque siento de corazón que me gusta y preferentemente los niños porque quiero estar con ellos, me llenan de paz, alegría, transparencia y confianza.Fueran días lindos y llenos de sorpresas. Ahora que ha estoy de vuelta a la casa del noviciado espero llevar esta experiencia en mi vida porque me ha fortalecido, ha cambiado mi mirada en muchas cosas y me ha gustado.(Georgina)
"Convocadas por el Señor a vivir la misma espiritualidad y congregadas en su nombre, queremos seguir el estilo de vida de Jesús con los discípulos y de la Iglesia primitiva con María para testimoniar, a través del amor y la unión, la caridad  del Padre, manifestada en Cristo por el Espíritu". ( C.53)

Estoy muy contenta y feliz de esta experiencia: ayudar a quien no puede  hacer algo por si mismo, ni comer  ni levantarse, algunos con gran dependencia. Me he sentido muy bien porque tengo gran pasión por los ancianos y por cualquier tipo de personas  con deficiencias. La experiencia fue muy enriquecedora y estimulante  tanto por la misión de las hermanas como por su manera de vivir la fraternidad y por su saber  estar y hacer en  medio del pueblo.Cada una, con sus diferencias, pero   sabiendo que es Cristo quién nos congrega para construir comunidad . Me he sentido muy agusto con la participación activa y responsable  en las tareas comunitarias y apostólicas. Doy gracias a Dios por el testimonio y  ayuda de todas las hermanas, que me han posibilitado realizar la experiencia en esta  comunidad de Abrantes y  
será para mí un tiempo inolvidable.




martes, 18 de febrero de 2014

Mi experiencia comunitaria.

                                                                        Mi experiencia comunitaria

El día 7 de Enero salí de Madrid para Abrantes en el centro de Portugal para hacer la experiencia apostólica, que ya esperaba antes de finalizar el noviciado 

La comunidad Religiosa de nuestras hermanas está situada  en el centro histórico de la cuidad de Abrantes, donde hay un porcentaje elevado de personas ancianas y algo desertificación .
En esta realidad las hermanas intentan cada una, según su trabajo, responder a la misión evangelizadora de la Congregación. Acoger, visitar a personas que  viven solas en sus casas y también en el hogar de ancianos de la Santa Casa de la Misericordia de Abrantes.
Gran parte de la misión se desarrolla en su ambiente de inserción: Hogar de ancianos y enfermos.
Inicié  mi experiencia apostólica en el hogar Santa Casa de la Misericordia de los pueblos de Gavião e Comenda. Ésta, es dirigida por una hermandad de laicos,  en que hay un Proveedor y hermanos que de entre ellos eligen  la Mesa Administrativa. Ya desde los tiempos de la Reina Dña. Leonor, fundadora de esta obra, intentan dar respuesta a los más necesitados practicando las obras de misericordia. Animados por este espíritu constituyen una presencia y una fuerza de esperanza al lado de los  que necesitan  apoyo y ayuda.
En este ambiente he realizado mi experiencia como voluntaria: De lunes a viernes muy temprano, teníamos que hacer un recorrido de 30 a 45 km hasta Gavião y Comenda. Allí hacía un poco de todo: a los ancianos los ayudaba en la comida, los levantaba, los escuchaba, acompañaba en el tiempo  libre y charlaba con ellos.
En la comunidad son tres hermanas: Arlete, Porcínia do Carmo, Lurdes Lopes y yo -Clementine.  En ella he colaborado en las tareas comunitarias: limpieza, cocina, liturgia. También en el  ensayo  de cánticos en la parroquia,  en las Celebraciones de la Palabra presididas por las hermanas, además  del Hogar de ancianos,  en otro pueblo que pertenece a la Parroquia. He estado en el encuentro de preparación del grupo que se reúne en nuestra casa, para la preparación del Sínodo Diocesano, en que una de las hermanas es la Animadora y que  se reúnen los miércoles, quincenalmente. También se han reunido los de AMAM y del Voluntariado Misionero en nuestra casa, que no he podido participar por estar en el Hogar. Pero he estado con las de AMAM en Gavião.

  Estoy muy contenta y feliz de  este voluntariado, de ayudar a quien no puede hacer algo  por sí mismo, ni comer ni levantare pues  viven con gran dependencia. Me ha gustado mucho  la experiencia, fue muy enriquecedora y estimulante por la misión de las hermanas,  su manera de estar en  medio del pueblo y mi propia vivencia. Agradezco a todas hermanas que han hecho posible esta experiencia y muy concretamente a las hermanas de la comunidad de Abrantes.

miércoles, 12 de febrero de 2014

CENA DEL HAMBRE

El día 7 de febrero celebramos en nuestra Parroquia NUESTRA SEÑORA DE LA AURORA Y EL SANTO ÁNGEL, la cena del hambre, con el deseo de construir UN MUNDO NUEVO, desde un PROYECTO COMÚN.

Porque sobran las palabras...
Porque queremos unir nuestros sueños para hacer realidad el sueño de Dios...

"Alegraos más bien, y regocijaos por siempre, por lo que estoy a punto de crear. Nunca más habrá en ella niños que vivan pocos días, ni ancianos que no completen sus años. El que muera a los cien años será considerado joven. Construirán casas y las habitarán; plantarán viñas y comerán de su fruto. Ya no construirán casas para que otros las habiten, ni plantarán viñas para que otros coman... mis escogidos disfrutarán de las obras de sus manos" (Is 69, 18-22)

"Compartamos lo que tenemos con caridad cristiana con todos aquellos que se ven obligados a hacer frente a numerosos obstáculos para poder satisfacer una necesidad tan  primaria y, a la vez, seamos promotores de una auténtica cooperación con los pobres, para que a través de los frutos del trabajo de ellos y de nuestro trabajo podamos vivir una vida digna" (Mensaje del Papa Francisco para el día del hambre)


Enséñanos, Señor, a partir el Pan,
a compartir lo que somos y tenemos.
Que nadie sea excluido de nuestra vida.
Queremos estar siempre contigo,
reconocerte en el camino,
en cada hermano que sale a nuestro encuentro,
en cada pobre y desvalido,
en aquel anciano y enfermo,
en cada inmigrante y mendigo,
en cada víctima del odio, del terror, del egoísmo humano.
Haznos, Señor, Eucaristía,
signos de tu amor y de tu entrega,
testigos de amistad y comunión
en nuestra sociedad, en nuestro barrio. 













  



PROYECTO DE MANOS UNIDAS PARA LA VICARÍA IV:

Construcción de un CENTRO PARA REHABILITACIÓN Y ACOGIDA DE DISCAPACITADOS, en India.





miércoles, 5 de febrero de 2014

Renovación de votos de nuestra hermana Ada



Dios puede llamar en la tormenta,en el huracán,en el terremoto,en el rayo, pero se hace presente en la brisa suave. Esta es la certeza que tenemos los creyentes, pues Él es quien nos ama y nada nos puede separar de su amor. Así  mismo se manifiesta como el padre de la misericordia y Dios del consuelo en los momentos de dificuldad, solamente espera que reconozcamos nuestros errores y  que  volvamos hacia Él. 
De este modo, el pasado lunes 3 de febrero nuestra hermana Ada renovó sus votos al Señor, que se ha hecho presente en cada momento y situación de su vida bajo distintas presencias, pero en todo ha experimentado su especial predilección 
Con ella hemos celebrado unidos, en comunidad y eclesialmente el don de la llamada, porque somos hijos  e hijas amadas por el Señor.    




martes, 4 de febrero de 2014

Mi Experiencia Comunitaria

Soy Domingas Suzete Toloco, novicia de segundo año y estoy haciendo la experiencia comunitaria en Granollers, Barcelona.
En la comunidad somos cinco hermanas: Benita, Patro, Inmaculada, Isolina y yo.
La experiencia está siendo muy buena, estoy contenta con la comunidad, y con lo que hacen las hermanas.
Estoy colaborando en el colegio Anna Mogas, en las clases de Educación Infantil, con los niños de P5 en el horario de 9 a  13 de la tarde, de lunes a viernes. Ayudo en las actividades de clase a los niños que tienen dificultad.
En el patio estoy con todos los alumnos de Educación Infantil.
He participado en una excursión al museo de Cosmocaixa de Barcelona con los niños de P4.
Fuera del horario del colegio participo en las actividades parroquiales, en la catequesis, los lunes y martes a las 6 de la tarde con las hermanas Benita e Inmaculada, en los oratorios de los niños de catequesis.
El sábado 25 de enero  participé en el encuentro de los grupos ANAMO de los colegios Granollers y Valldaura. Después de un día de trabajo al final de la tarde expuse a los chicos y chicas la trayectoria de mi vocación.
Me está gustando mucho la experiencia en la comunidad, la convivencias con las otras hermanas, las del Hostal y  la liturgia de vísperas que dirigen los Franciscanos en la parroquia, así como la adoración al Santísimo que se realiza los jueves y domingos por la tarde.
El ambiente de la parroquia es fraterno y acogedor.


En el patio






Grupos ANAMO





En la excursión al Cosmocaixa con los alumnos de P4

sábado, 1 de febrero de 2014

JORNADA DE LA VIDA CONSAGRADA

La Iglesia celebra la Jornada de la Vida Consagrada cada  2 de febrero desde 1997 en la festividad de la  Presentación del Señor en el templo. Fue instituida  por el papa Juan Pablo II, que la confió a la protección maternal de María. Tiene como objetivo ayudar a toda la Iglesia a valorar cada vez más el testimonio de quienes han elegido seguir a Cristo de cerca mediante la práctica de los consejos evangélicos y, al mismo tiempo, quiere ser para las personas consagradas una ocasión propicia para renovar los propósitos y reavivar los sentimientos que deben inspirar su entrega al Señor. << Fuente: Catholic.net>>

Cualquiera que mire desapasionadamente la vida consagrada cae en la cuenta de algo evidente: su presencia y su mera existencia durante tantos siglos es su mejor carta de presentación, su más evidente justificación. No necesita otra. Es una verdad patente y objetiva: ahí hemos estado, seguimos y, si Dios quiere, seguiremos transmitiendo esperanza y siendo un signo de la trascendencia que habita el mundo. Un signo humilde de la presencia de Dios entre los hombres. Somos –alguien lo ha dicho–, como aquellos que esperan, de pie, en la parada del autobús. Nuestra presencia hace innecesaria la pregunta. Todos intuyen que si estamos ahí de pie es porque el autobús pasará. Somos, pues, un signo –quizá frágil, pequeño e imperfecto– de que Dios está entre nosotros y es capaz de dar sentido a la vida humana. Un signo de esperanza en un mundo en el que la crisis atenaza y acongoja el corazón humano. No temáis –decimos al mundo– el autobús llegará. El Señor cumplirá sus promesas.
En medio de una sociedad cada vez más secularizada, nuestra vida y nuestro compromiso vital significan una apuesta clara y sin equívocos por la fidelidad a Dios y a la humanidad. La Iglesia lo sabe y por eso quiere celebrarlo. Juan Pablo II al instituir esta jornada tomó las mismas palabras que Santa Teresa: “¿Qué sería del mundo sin los religiosos?”. Me gustaría poder decir que sin ellos, en el mundo habría menos luz. Quisiera creerlo así. Me siento feliz de renovar mi compromiso porque esto sea así. Aún con temor y temblor, me atrevo a decir con todos y todas las personas consagradas del mundo que la vida consagrada –esta extraña pero entrañable forma de vida en la Iglesia– sienten una vivísima pasión por Cristo y por la humanidad. <<Mas de cerca>>