sábado, 25 de febrero de 2017

Últimos días de mi experiencia en Barcelona




 Al llegar al final de mi experiencia quiero agradecer a Dios por la Vida, por todas las oportunidades recibidas y vividas. Quiero también agradecer a la Congregación por confiar en mí, de modo particular a mi comunidad del Noviciado que me ha acompañado a través de la oración y otros medios de comunicación. Sin olvidar la comunidad de Barcelona que me acogió con mucho cariño durante este tiempo.


Con ellas aprendí que en la vida hay que seguir siempre adelante a pesar de las dificultades, he podido experimentar  de ellas, que lo más importante en la misión no es el hacer el trabajo sino, lo que doy y transmito a los demás a través del trabajo; alegría, paz, cercanía, sencillez.
Con las profesoras del infantil pude vivir la experiencia de ser “madre” con los alumnos; ellas no sólo enseñaban para que los alumnos supieran  los contenidos sino que iban más allá de la misión de ser profesora. 


Con los niños aprendí que en la vida hay que soñar siempre y sobre todo no borrar la “niña” que llevo dentro, a ser yo misma con toda sencillez. Y a querer las personas tal cual son.


Durante la última semana, los jóvenes de los grupos ANAMO, me han hecho entender y experimentar la responsabilidad de elegir y sobre todo de dar un nuevo sentido a la vida, desde lo que soy, tengo, aquí y ahora. También he vivido momentos que fueron muy significativos para mí como: la preparación del Carnaval en que cada día teníamos que ir a la escuela con un disfraz, la tarde de chocolate, la comida solidaria para las Manos Unidas y en la manifestación con los Emigrantes. con el lema Queremos a acoger.


En todo lo vivido y experimentado sólo tengo una palabra GRACIAS…






FOTOS BARCELONA



martes, 14 de febrero de 2017

Paseo a Tarragona



El salir de casa, me hizo experimentar y entender que la vida es dinámica, es saber contemplar, es alegría, compartir, amor, mirada. Es sentir que el otro es mi hermano tiene una historia.

Así lo viví  yo, al ir de paseo a Tarragona con las dos comunidades de Granollers y Barcelona . Uno de los momentos mas significativos fue sentirme hermana en medio de mis hermanas el esfuerzo que cada una  ha hecho durante toda la caminata y llegar a pisar la tierra donde Beatificaran nuestras mártires Gertrudis, AsumptaIsabel. Pudimos conocer diferentes lugares como: las Murallas, el Circ Romano, el Amfiteatre y el mar. Al contemplar el mar me di cuenta del infinito amor que Dios nos tiene. Es preciosa la ciudad me siento muy contenta por lo que fui experimentado y viviendo llegué a pensar que la vida es mas alegre, cuando la compartimos, la donamos y cuando la vivimos en la actitud de Gratitud.


También tuve la oportunidad de conocer el Palau de la Música con los chicos de 3º de la ESO donde vimos un concierto musical. Allí sentí que la vida es una música en armonía. He podido revivir algunos momentos de mi infancia donde experimenté la emoción de saltar, bailar, admirar, cantar sin vergüenza.


El Sábado día 11 abrimos las puertas del colegio Valldaura con el lema: Si tu hi ets, hi som tots! que significa Si estas tu estamos todos, donde los padres y abuelos de los alumnos nuevos pudieran visitar el colegio y escribir sus hijos y nietos, para el nuevo curso. Aunque sólo fue por algunas horas fue muy emocionante ver tantos padres y abuelos, interesados y preocupados por la educación de sus hijos y nietos.
 Lo que mas me impactó fue la mirada, la inocencia, la naturalidad de muchos niños acompañados de sus padres y abuelos. Fue una experiencia muy bonita aprendí con todos de modo particular con los profesores que me acogieron con mucho cariño y simpatía. A ellos muchas gracias. Sin olvidar mi comunidad que me tiene mucho cariño y aprecio.  

viernes, 10 de febrero de 2017

Mi experiencia

Hace un mes que he llegado a la comunidad de Santiago para hacer una experiencia de misión y vida comunitaria.
Está siendo una experiencia muy bonita y positiva, en la cual estoy viviendo, aprendiendo, muchas cosas, a nivel personal y comunitario.

Voy a contaros un poco de mi día día o de la misión que me toca:

Generalmente ayudo en lo que puedo en las tareas de la comunidad  y en lo que hace falta, visto que mi misión concreta es cuidar, ayudar a las hermanas mayores y enfermas, por las mañanas ayudo a ducharlas y en el lavadero, al mediodía a darles la comida y por la noche la cena.

Pero más que hacer cosas es cómo me siento cuando las hago. El estar con las hermanas mayores me hace pensar mucho en el valor de la vida, es como una hierba que nace, crece, muere y se seca, generalmente cuando somos jóvenes pensamos poco en la vejez o en el valor de la vida y no nos damos cuenta de una cosa "envejecemos cada día y sin darnos cuenta", hoy somos jóvenes, podemos con todo, mañana nos volvemos como "niños" necesitados de todo...

Al mirarlas me transmiten mucha serenidad, tranquilidad y paz, son un gran ejemplo para mí de perseverancia, el verlas que han dado toda su vida y han llegado hasta el final me estimula y me hace ver que si se PUEDE.

 Otra experiencia maravillosa que no la esperaba fue la invitación para dar mi testimonio vocacional  a los chicos/as de cuarto de la ESO y primero y segundo de bachillerato, en el colegio de A Coruña. Fue muy bonito el poder contar mi historia vocacional, me ha hecho revivir  una vez más mi proceso.

Además de la misión aprovecho también para conocer la tierra Gallega, los lugares más significativos, las calles, los pueblos, provincias y otras comunidades de hermanas.

 Termino dando gracias a Dios por todo, por estar aquí, por regalarme estos momentos y por estar siempre presente en mi vida.

También doy gracias a mi querida comunidad que desde el primer día me han acogido con mucha alegría y abrazado como hermana, me están ayudando hacer la experiencia en profundidad.





jueves, 9 de febrero de 2017

Mis actividades de cada día

Ayudando a los pequeños

Cada día voy haciendo  los trabajos que me toca con los niños. Paso por cada clase para ayudarles a escribir, leer, y a veces enseñarles una canción. Me siento feliz por lo que voy haciendo cada día, y por lo que voy recibiendo en cada uno de ellos y de los profesores, en unión con las hermanas de la comunidad. 
Cada día voy viendo en cada niño el rostro de Cristo. Como Él mismo dijo: "El que recibe en mi nombre a estos niños mi recebe a Mí". (Mc 9,36-37) Cristo es el amigo que siempre está a nuestro lado y nos acompaña en cada paso que damos, por eso decimos juntos: "Tenemos un amigo que nos ama, su nombre es Jesús".


video