miércoles, 29 de marzo de 2017

Profesión temporal de Jacinta, Antonia, Florinda y Osvaldina


El día 25 de marzo, en nuestra Casa Madre, hemos celebrado con gran alegría la profesión temporal de nuestras hermanas Jacinta, Antonia, Florinda y Osvaldina, celebrada por el Padre Blas, francisacano de la TOR.
Damos gracias a Dios por el don de sus vidas y por llamarlas a servir en la Iglesia a nuestros hermanos.
Fue una gracia haber podido celebrar esta profesión el día de la Anunciación. Que el SÍ de María sea para ellas ejemplo y estímulo en su camino. Pedimos al Señor que les dé la gracia de vivir esta nueva etapa que empiezan con ilusión y pasión, en fidelidad, entrega y perseverancia.
Nuestro agradecimiento para todos los que han estado presentes, directa o indirectamente. Agracemos a sus padres, familias que les han dado la vida y han contribuido para su crecimiento.


Fotos



miércoles, 22 de marzo de 2017

Caminando con nuestras hermanas Mártires


"Una vida entregada desde el Amor"

Así fue como entregaron su vida nuestras hermanas mártires Asumpta, Isabel y Gertrudis, un amor que solo nacía de Aquel que las llamó y las amó hasta el extremo. Contar con su testimonio en nuestra congregación nos llena de inmensa alegría.

Profundizar en la vida y el martirio de nuestras hermanas ha sido una gran experiencia, de enriquecimiento personal, de valorar la vida entregada por un ideal y palpar el deseo de cada una de serle fiel a Dios hasta el final.

Luego de detenernos en cada una de sus historias, tuvimos la oportunidad de hacer un recorrido simbólico por los lugares donde estuvieron ellas las últimas horas de su vida hasta su martirio. Comenzamos en el cementerio de Hortaleza donde se encuentran los restos de nuestra hermana Gertrudis, hicimos una oración compartida, contemplando un poco el camino de cada una, cantando y finalizando con el himno de la beatificación del año 2013. Luego caminamos desde la calle Diego de León, continuando con la calle Almirante, calle Barquillo, Arenal y finalizando nuestro recorrido en la calle Fomento, allí se encontraba la Checa de Fomento donde estuvo las horas finales  nuestra hermana Asumpta, hicimos unos minutos de silencio pidiendo por ellas, por nuestra congregación y por tantos hermanos mártires que entregan su vida hoy en día.

Damos gracias a Dios por estos momentos compartidos que nos ayudan a crecer en la fe, a afianzar nuestra vocación y a valorar las riquezas de nuestro Instituto.


jueves, 16 de marzo de 2017

Invitación a la profesión religiosa

Las novicias Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, después de completar la formación del noviciado y una enriquecedora experiencia comunitaria y apostólica, celebraremos nuestra profesión temporal el próximo día 25 de marzo. 
Queremos compartir nuestra alegría y haceros partícipes de este momento especial para nosotras; contamos con vuestras oraciones y será de gran agrado contar también con vuestra presencia. 






miércoles, 1 de marzo de 2017

CUARESMA: La Palabra y el hermano son DON

Nuestra Iglesia nos invita a vivir una cuaresma en el amor de Jesús, orando, escuchando la Palabra de Dios y meditándola, participando activamente de cada una de las celebraciones de este tiempo. La Iglesia nos guía en la finalidad de la Cuaresma y nos invita a participar , en el camino hacia la Pascua.
Hoy, con la imposición de las cenizas, iniciamos una etapa espiritual muy especial e importante para nosotros como cristianos, nos preparamos para vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Recibir la ceniza es recordarnos que somos polvo de la tierra. Pero un polvo amasado por las manos de Dios, un polvo que recibe el aliento de Dios para ser seres vivientes, imágenes vivas de Dios. Oigamos las palabras «Conviértete y cree en el Evangelio» y apliquémoslas en nuestra vida para así recuperar la semejanza divina.
De una manera sencilla,con las palabras del Papa Francisco,nos atrevemos a vivir esta cuaresma  como un tiempo de gracia en el que la Palabra y el hermano son un don. Necesitamos transformar nuestras maneras de vivir: la violencia en  Amor, la indiferencia en fraternidad y la exclusión en acogida y solidaridad. Eso nos llevará a abrir nuestro corazón a un mundo de resurrección con Cristo.