Encuentro TAIZÉ 2018

Nuestra Navidad ha tenido un toque único y especial, la hemos vivido de una manera diferente, tanto así, que nos ha permitido abrir nuestro corazón y hasta nuestra comunidad a la novedad y al encuentro fraterno.

Desde el 28 de diciembre de 2018 hasta el 1 de enero de 2019 tuvo lugar en Madrid la Peregrinación de la Confianza, junto a los hermanos de la comunidad de Taizé. Acogimos en nuestra comunidad a ocho jóvenes polacos, con quienes tuvimos la oportunidad de compartir tanto en nuestra comunidad como en nuestra parroquia, donde compartimos oración, reflexiones y un intercambio cultural lleno de riqueza y fraternidad, junto con otros jóvenes procedentes de distintos países: Bielorrusia, Croacia, Francia, Polonia y otras provincias de España.

Ha sido una experiencia inolvidable y enriquecedora, llena de encuentros, sobre todo con Aquel que sabemos que nos une sin tener en cuenta procedencia, lengua o religión. Dios se encarga de ayudarnos a abrir nuestras vidas a los otros, de abrir las puertas de nuestra casa, pero también las puertas de nuestros corazones que muchas veces se cierran y no permiten entrar la maravillosa experiencia de amor con los demás. 

El tema principal del encuentro fue la HOSPITALIDAD; fuimos invitados a vivirla a fondo, a vivir la hospitalidad con los más cercanos pero también con aquellos de quienes nadie se acuerda, de los que más nos necesitan, dejando de lado la desconfianza con el otro, la indiferencia y la desigualdad y entrando en el mandamiento al que estamos llamados a vivir: el AMOR.

Nos alegra compartir con vosotros nuestra experiencia e invitaros a que viváis, con nosotras también,
un año abiertos a la novedad de Dios y con un corazón inflamado de hospitalidad.

Cada una de nosotras ha vivido su experiencia personal que queremos compartir brevemente:

Doy gracias a Dios por su amor incondicional y por revelarse en lo simple. Este encuentro de Taizé fue una experiencia muy bonita y conmovedora, de crecimiento humano y espiritual y de apertura y confianza a lo diferente. Alabado sea Dios. Joana

El encuentro europeo de jóvenes ha sido una experiencia que me ha marcado mucho. Compartir con jóvenes de todas partes me ha hecho sentir más unida a Cristo Jesús y a orar de una manera en la que no hay distinción de nada (idioma, país, cultura, religión) y eso es lo que necesitamos hoy en día. Yo creo que la fraternidad, la confianza, y la búsqueda de Dios va más allá. Este encuentro ha sido el reflejo de Dios; me ha gustado compartir, orar, escuchar... Ha sido un gran don de Dios. Blanca Scarlet

La experiencia de Taizé fue un verdadero Pentecostés que yo pude vivir estos días de encuentro. Vivir la confianza a través de la hospitalidad. Teresa

Dios busca las maneras más sencillas para reflejarse, para transmitirnos su amor, y este encuentro lo ha sido. Solo basta estar atento, escucharle, palparle en el compartir con los otros. Ha quedado algo especial marcado en mí de este encuentro: Dios nos envía donde sea porque confía plenamente en nosotros. Ana Karina


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuida la Vida

¡Dar lo mejor para recibir lo mejor!